27 de maig de 2013

Un breve resumen del país del sol naciente.

Estos dos días de viaje en barco desde Japón, nos han hecho reflexionar sobre el país nipón.

Dos meses en Japón han dado para muchas anécdotas, para aprender y también para desmitificar un país que creíamos diferente. Y presumíamos más pequeño, por cierto.
Un país que nos ha gustado y hemos disfrutado mucho, aunque en líneas generales, un país que resulta lineal y sin sorpresas, de una belleza sutil.

Los japoneses, una gente muy amable, con la que lo hemos pasado muy bien y que nos han ayudado mucho.
Muy serviciales, a veces demasiado, nos duele la espalda de tanto saludar! Por otro lado, tampoco hacía falta salir corriendo para mostrarnos donde está el hotel, la parada de bus, la tienda! Pensar que nosotros vamos con las mochilas y nos lleváis con la lengua fuera para seguiros!
Y hacen mucho ruido sorbiendo la sopa de fideos. Y los mocos!!

Templos y palacios muy bonitos para verlos durante 15 días, pero cuando llevas 16, todos te parecen igual. Tampoco ha cambiado demasiado el estilo a lo largo de la historia, te da lo mismo estar en un templo o en la habitación de una pensión. Donde antes estaba la armadura de samurai ahora está la televisión.
El resto del país está urbanizado con casas de plástico prefabricadas sin ningún rasgo distintivo. Es igual estar en el norte o en el Sur más lejano. Una maqueta de Lego, a veces algo sesentañera.
Tampoco les tiembla laa mano si tienen que derruir un edificio histórico, a excepción de los divinos palacios y templos, para contruir algo nuevo.

La comida, buenísima, pero muy suave, con sabores muy sutiles y poco variada. Con la cantidad de ingredientes que tienen!

El paisaje tiene innumerables rincones de extraordinaria belleza. Sobretodo en el Sur y en el Norte, ya que el centro está más densamente poblado y a excepción de unos pocos lugares, el resto carecece de interés.

"La sociedad perfecta". Su parte positiva, la limpieza, puntualidad del transporte, la atención al cliente, la cortesia... Su parte negativa: son tan extremadamente lineales que cuando algo se desvía de su procedimiento se agobian, se bloquean. Imaginaros comprar algo y no querer bolsa. Te miran con extrañeza y se ponen a reir y no saben qué hacer con la bolsa a medio abrir, porque siempre ellos ponen todo en bolsas...
Son tan perfectos, que en los trabajos evitan automatizar las conductas para minimizar errores, ésto es, antes de hacer la acción, señalan con el dedo cada uno de los pasos que están haciendo y así ser conscientes de que no han saltado ningún paso del procedimiento.
Conseguir tanta perfección es tarea difícil y por algún lado tiene que salir el estrés. En ocasiones de forma divertida (disfrazándose) y en otras, de forma preocupante (sex shops con Dvd de mujeres de aspecto muy aniñado que junto con la venta de braguitas y camisetitas infantiles, para juegos sexuales)...da mucho que pensar.
Es una sociedad muy poco espontánea, sosa. Nos da la impresión de ser una sociedad muy enferma.
La sociedad bonsai, al igual que el arte floral japonés, en el cual se pretende crear arboles perfectos sacrificando el crecimiento natural del árbol. También se pretende el mismo objetivo con las personas.

En definitiva, que nadie es perfecto.


Todo el día por el suelo.

Alta tecnología, lavado, secado música...

Hello Kitty, no tiene boca pero está en todas partes.

El curioso y ridiculo mundo del posado. 

De camino a la perfección.

Los dulces les vuelven locos.

Y lo francés también.

Por qué las japonesas tuercen los pies?

Curiosidad arquitectónica, es el tejado de una casa.

La típica calle cubierta de todas las ciudades.

Imprescindible tener un buen envoltorio.

Ser consciente de lo que haces.

Máscaras y Mascotas también en los carteles de la policía

Maniáticos de la limpieza.

Aquí no cazan ciervos?

Ayer...

...y hoy, solo han cambiado la armadura por la tele.

Locura por las flores.




Princesa, Samurai... lo que quieras.





3 comentaris:

Anònim ha dit...

Gracies per la càtedra de japó. Per cert, aprobada i amb nota. Pero lo que realment tinc curiositat es veure que collons se os ha perdut a Vladivostoc. Friso. Petons.
Ernest.

Anònim ha dit...

Japó "visto y saludado". Gràcies pel máster.
Molt interessats en conèixer Russia oriental.
Seguiu informant i gaudint
Sergi

ANTONIO RECIO ·no limpio pescado ha dit...

Esta claro, a la madre de bambi no la mató un japonés.